23 agosto 2006

Ojala


Ojalá que las hojas
no te toquen el cuerpo
cuando caigan
para que no las puedas
convertir en cristal.
Ojalá que la lluvia
deje de ser milagro
que baja por tu cuerpo.
Ojalá que la luna
pueda salir sin ti.
Ojalá que la tierra
no te bese los pasos.

Ojalá se te acabe
la mirada constante,
la palabra precisa,
la sonrisa perfecta.
Ojalá pase algo
que te borre de pronto:
una luz cegadora,
un disparo de nieve.
Ojalá por lo menos
que me lleve la muerte,
para no verte tanto,
para no verte siempre
en todos los segundos,
en todas las visiones.
Ojalá que no pueda
tocarte ni en canciones.

Ojalá que la aurora
no dé gritos
que caigan
en mi espalda.
Ojalá que tu nombre
se le olvide
a esa voz.
Ojalá las paredes
no retengan tu ruido
de camino cansado.
Ojalá que el deseo
se vaya tras de ti,
a tu viejo gobierno
de difuntos y flores.

Ojalá se te acabe
la mirada constante,
la palabra precisa,
la sonrisa perfecta.
Ojalá pase algo
que te borre de pronto:
una luz cegadora,
un disparo de nieve.
Ojalá por lo menos
que me lleve la muerte,
para no verte tanto,
para no verte siempre
en todos los segundos,
en todas las visiones.
Ojalá que no pueda
tocarte ni en canciones.
Ojalá pase algo
que te borre de pronto:
una luz cegadora,
un disparo de nieve.
Ojalá por lo menos
que me lleve la muerte,
para no verte tanto,
para no verte siempre
en todos los segundos,
en todas las visiones.
Ojalá que no pueda
tocarte ni en canciones.


PD: Cabe destacar que hasta hace un tiempo no conocia al cantautor gracias a mi amigo José R. que me mandó esa canción.

3 comentarios:

susana dijo...

esa cancion es muy bonita

Daniel de Witt dijo...

Hola Ángeles. La primera noticia que tuve de vos fue un mensaje en El Blog de la Negra, criticando mi posición acerca del gobierno venezolano.
Minutos después, me llega el aviso de que habías hecho un comentario en mi blog. Entonces me dije "zas, está más que enojada".
Pensé que habías entrado para manifestar algún reproche, y que no leerías el blog. Sin embargo, no fue así. Leíste la venganza contra las telefónicas, te gustó, y lo manifestaste.
Ya estaba medio confundido. Decidí ingresar a tu blog. Llego y lo primero que encuentro es la letra de una bellísima canción de Silvio Rodríguez, que aún con diferencias, ha tenido conceptos elogiosos para con Fidel Castro.
Definitivamente, mi confusión sería total, pero me rindo ante la evidencia: los venezolanos y venezolanas son así, y por eso me gustan tanto.
Un abrazo, aún en la diferencia.

Nykkä dijo...

Me removió sentimientos leer la letra de Ojalá pues alguien muy especial me la dedicó hace algunos meses... es hermosa.. saludos