14 enero 2007

El diario de Ana Frank



Estoy leyendo este libro y desde las primeras líneas me he sentido identificada aqui un fragmento que me llegó:
"Sábado, 20 de junio de 1942 Para alguien como yo es una sensación muy extraña escribir un diario. No sólo porque nunca he escrito, sino porque me da la impresión de que más tarde ni a mí ni a ninguna otra persona le interesarán las confidencias de una colegiala de trece años. Pero eso en realidad da igual, tengo ganas de escribir y mucho más aún de desahogarme y sacarme de una vez unas cuantas espinas. «El papel es más paciente que los hombres.» Me acordé de esta frase uno de esos días medio melancólicos en que estaba sentada con la cabeza apoyada entre las manos, aburrida y desganada, sin saber si salir o quedarme en casa, y finalmente me puse a cavilar sin moverme de donde estaba. Sí, es cierto, el papel es paciente, pero como no tengo intención de enseñarle nunca a nadie este cuaderno de tapas duras llamado pomposamente «diario», a no ser que alguna vez en mi vida tenga un amigo o una amiga que se convierta en el amigo o la amiga «del alma», lo más probable es que a nadie le interese. He llegado al punto donde nace toda esta idea de escribir un diario: no tengo ninguna amiga. Para ser más clara tendré que añadir una explicación, porque nadie entenderá cómo una chica de trece años puede estar sola en el mundo. Es que tampoco es tan así: tengo unos padres muy bue¬nos y una hermana de dieciséis, y tengo como treinta amigas en total, entre buenas y menos buenas. Tengo un montón de admira¬dores que tratan de que nuestras miradas se crucen o que, cuando no hay otra posibilidad, intentan mirarme durante la clase a través de un espejito roto. Tengo a mis parientes, a mis tías, que son muy buenas, y un buen hogar. Al parecer no me falta nada, salvo la amiga del alma. Con las chicas que conozco lo único que puedo hacer es divertirme y pasarlo bien. Nunca hablamos de otras cosas que no sean las cotidianas, nunca llegamos a hablar de cosas ínti¬mas. Y ahí está justamente el quid de la cuestión. Tal vez la falta de confidencialidad sea culpa mía, el asunto es que las cosas son como son y lamentablemente no se pueden cambiar. De ahí este diario."
Creo que para algunas personas su blog es eso un lugar donde se puede ser uno mismo.

P.D.: Aprovecho para agradecer a todas las personas que a diario visitan mi blog, ya supera las cien visitas diarias, eso me tiene gratamente sorprendida, a proposito de esto decidi colocar un chat para que se comuniquen como quieran, Gracias...
Fuente: El Diario de Ana Frank/ Karneeval Biblioweb

13 comentarios:

susana dijo...

No es necesariamente un escribir para alguien más, es para uno mismo, desahoga y recrea en otras

esperpento dijo...

Escribir es algo que a mi me sirve de muchisima ayuda y si encima puedes compartirlo con otras personas resulta estupendo.
El diario de Ana Frank es un libro que lei varias veces y me calo muy dentro.
Besos.
Naty.

HGCIBELE dijo...

Hermoso y agradable, además de moderno blog. Te felicito, visitarlo es muy refrescante.
Un gran abrazo.
H. G. CIBELE
Ah... Y muchas gracias por visitar mi blog PROSPERIDAD INTEGRAL. Espero siempre tu visita y la de tus lectores y....sus comentarios

Daniel de Witt dijo...

Amiga, hace unos años, en Amsterdam, tuve la posibilidad de visitar la Casa de Ana Frank.
Te aseguro que es sobrecogedor. Es un lugar que debiera ser visita obligada para que no se vuelva a repetir horror semejante.
Yo leí el libro luego de aquella visita.
Te aseguro que si alguna vez estás por allá, luego de leer el libro, te resultará inolvidable.
Un abrazo.

Angeles dijo...

Daniel que belleza, me encantaria visitar esa casa también, gracias por tu aporte!

Daniel de Witt dijo...

Angeles, la casa queda en el centro de Amsterdam, en un barrio muy bonito, flanqueada de canales y de bellísimos edificios.
El entorno contrasta con el horror que aún se palpa dentro de la casa.
la casa es ahora un museo, y se conserva todo tal cual estaba durante la época en que la habitó Ana Frank y su familia.
Es indescriptible la sensación que produce salir de la casa. Ver la hermosa ciudad de Amsterdam inmediatamente, aumenta aún la incredulidad. ¿Cómo pudo suceder semejante horror?
Un abrazo.

unfaithful32 dijo...

Para mi escribir es terapeutico... Lindo post.
Saludos

galafer dijo...

Siempre se debe intentar ser uno mismo...pero la "soledad" del blog ayuda en ese camino!!

raininglesbianeyes dijo...

Yo toda la vida desde primaria tuve muchos diarios y alun conservo algunos! siempre me ha encanttado escribir todo lo q siento!
Y aunque uno tenga su amig@ del alma hay pequenos detalles que uno prefiere no decir..
Gracias a la teconologia por sustituir los cuardenos y regalarnos los blogs!!!

PD: Te espero por mi blog de nuevo angeles! prometo ser mas constante con mis post's

La Gata que Ladra dijo...

Lo que describes lo acabo de vivir con el último libro que pude disfrutar... La Columna que Dibujaste dentro de Mí de Vivian Jiménez, de la que por cierto, acabo de publicar una pequeña reseña en mi blog. Pásate. De pronto te animas y lo lees. También me pasó con Ifigenia de Teresa de La Parra.

El Diario de Ana Frank debe estar en la biblioteca de mi suegra... hurgaré!

Besos que ladran!

Pat dijo...

Ese libro es muy bueno y uno de alguna forma en alguna parte termina identificándose con él. Un saludo, gracias por tu visita ^.^

JENNY dijo...

Siempre he tenido curiosidad por leer este libro y hasta ahora no lo he hecho. Pero en vista del relato que describes, debe ser muy interesante. He escuchado muchos comentarios de él.

Yo siempre he escrito diarios, desde muy pequeña... y quizás ahora no lo haga con tanta frecuencia, pero muchas veces el blog me sirve de desahogo.

Un abrazo!

tilo dijo...

yo me lo leí en diciembre, es algo monumental ese libro. yo quedé en absoluto shock. es ejemplar ver el amor y la pasión por la vida y por la escritura que anna tenía. para mi es un ejemplo de vida.